• facebook

El sello ANDA, diferenciación

La línea de negocio que defendemos pretende diferenciar el huevo que va a producir el pequeño avicultor con el del resto de grandes productores. El consumidor sensibilizado con el bienestar animal y el medio ambiente, entre toda la oferta disponible en el mercado, va a evitar comprar el huevo en las grandes lineales de distribución porque:

  • Conocen tu granja
  • Te conocen a ti
  • Han visto tus gallinas
  • Tu explotación tiene encanto
  • Tienen una historia que contar
  • Lo vas a vender en un circuito corto de distribución
  • Por proximidad geográfica
  • Es un producto local
  • La explotación aviar dispone de un parque con setos y arbolado que incita a que las gallinas se alejen de la nave y tomen sus baños de polvo con el que satisfacen sus necesidades fisiológicas
  • Y sobre todo porque el HUEVO VA A SER FRESCO

Pero además de todo lo anterior, otra forma de diferenciarse va a ser a través del sello ANDA.

sello ANDA
  • facebook

Este es el sello ANDA

 

Avialter y el sello ANDA

Una gran noticia es que AVIALTER, la Asociación que defiende la Avicultura Alternativa, ha llegado a un acuerdo con la Asociación Proteccionista de Animales denominada ANDA (Asociación Nacional de Defensa de los Animales), que va a permitir poner el sello ANDA en los envases del productor de huevos, siempre y cuando se cumplan unos requisitos extras, más exigentes que lo que regula la propia normativa aplicable.

Marcado del huevo

Es indudable que el consumidor desconoce que dentro del sistema de producción de los huevos camperos, la crianza de las gallinas puede realizarse de forma “industrial” o “artesanal”. El sistema de etiquetado del huevo, que consiste en una combinación de números y letras, no lo especifica. Pongamos un ejemplo:

                                                 1 ES 50 180 802

Cómo interpretarlo:

1: Indica el sistema de cría de la gallina (0: ecológico; 1: campero; 2: en suelo; 3: en jaula)

ES: país de origen (en este caso, España).

50: provincia (en ese caso, Zaragoza).

180: término municipal (en este caso, Utebo).

802: nº de explotación de la granja

Los diferentes tipos de producción

Por un lado, nos encontramos con huevos que provienen de grandes productores y que tienen alojadas a las aves en los denominados “aviarios”; es decir, instalaciones que presentan varios niveles de altura. A modo de ejemplo, si la normativa permite como máximo 9 gallinas por metro cuadrado en el interior de la nave y ésta tiene 4 alturas, podrá albergar 36 gallinas por metro cuadrado (4 alturas x 9 gallinas/ m2) pudiendo vender los huevos como huevos camperos (código 1), aun cuando, evidentemente, estas gallinas se encuentren realmente “hacinadas” y no vean la luz del sol en toda su vida, salvo el día que entran a la granja y el que van al matadero. Y no ven la luz del sol porque no salen a los parques, bien porque no les abren las puertas, bien porque los parques no están condicionados o bien porque no pueden llegar físicamente a las trampillas de salida por encontrarse hacinadas.

Cuando el consumidor se aproxima al lineal del huevo de una gran superficie alimentaria, no sabe qué elegir. Existe una gran confusión y demasiada publicidad engañosa que debería estar más controlada. Por ejemplo, nos encontramos estuches de huevos del código 2; es decir, huevos procedentes de gallinas criadas en suelo y que aparecen con dibujos de gallinas correteando por zonas de pastos verdes en el que luce un precioso sol y un cielo azul totalmente despejado y además con frases tales como huevos procedentes de gallinas criadas en libertad y libres de jaula.

Por otro lado, tenemos los huevos producidos de forma “artesanal”; es decir, tu actividad prevista, en el que la nave tendrá únicamente 1 nivel, donde las gallinas van a salir a unos parques dotados de setos y arbolado, que van a incitar a las gallinas a alejarse de la nave y a encontrar el arbolado donde se van a sentir a gusto, tranquilas, confiadas y seguras.

Los 2 tipos de producción descritos son, evidentemente, totalmente diferentes. La inclusión del sello ANDA y las campañas de divulgación que se van a realizar, van a permitir que el consumidor conozca los 2 tipos de producción de huevos y va a saber que el huevo que lleva el sello ANDA ha sido producido por gallinas que sí salen al parque, se alejan de la nave, toman sus baños de polvo por el que satisfacen sus necesidades fisiológicas y no se encuentran hacinadas. Va a empezar a conocer los diferentes tipos de huevos y permitirá al pequeño avicultor artesano entrar en los circuitos largos de comercialización y vender su huevo en las grandes superficies de alimentación.

 

Un acuerdo que beneficia al consumidor y al pequeño avicultor

El acuerdo a que han llegado Aviater y ANDA puede ser todo un “puntazo”. Ambas asociaciones están trabajando para defender este tipo de negocios y los jóvenes emprendedores que quieren iniciarse en este sector deben saber que no se encuentran solos. Que estas asociaciones, canalizadas a través de GRAPISA, están ayudando al avicultor artesanal en el manejo de las gallinas, guiándolos en la línea de comercialización adecuada y obteniendo un porcentaje de puesta incluso superior a las gallinas criadas de forma industrial.

Que el presente artículo no sirva para descalificar un sistema de producción en beneficio del otro. Ambos sistemas son necesarios y los dos pueden convivir perfectamente.

 

Condicionantes que debe cumplir una granja con sello ANDA

Algunas de las características más importante que debe cumplir una granja campera o ecológica son, entre otras, las siguientes:

  • Granjas de un sólo nivel. Se prohíben los sistemas multinivel (aviarios).
  • Las gallinas deben tener adquirido el hábito de salir al parque.
  • Para cumplir el punto anterior, los parques están bien acondicionados con árboles y arbustos con una configuración diseñada para que las gallinas se alejen de la nave.
  • La iluminación natural debe estar garantizada. Deben existir al menos un 3% de ventanas translúcidas, que realmente permita la entrada de la luz del Sol.
  • Prohibición de las mutilaciones en los recortes de pico en la recría.
  • Prohibición de toda muda forzada o inducida.
  • Marcado de los huevos en la explotación donde se producen los huevos.
  • Máximo de 4.000 gallinas camperas por explotación y un máximo de 18.000 gallinas ecológicas por explotación.

Para terminar os dejamos una interesante entrevista a José Carlos Terraz, gerente de GRAPISA, Presidente de la Asociación Europea de Aves Rurales (ERPA) y Presidente de la Asociación Profesional de Avicultura Alternativa (AVIALTER) y otro artículo relacionado con ANDA.

Entrevista Selecciones Avícolas

Artículo: “LOGO A LOS HUEVOS DE GALLINAS CRIADAS CON EXTRA DE BIENESTAR“.